Posteado por: Andrés | noviembre 25, 2009

Momentos míticos: tócame el pito

O el claxon, para parecer más finos y tal. En mi calle, que no está lejos de mi ventana porque vivo en la ciudad, no en una glamourosa urbanización moderna, se pueden dar situaciones como la siguiente:

Owned contra el coche negro, un clásico

Pues el dueño del auto, incapaz de maniobrar ahí y de sacarlo sin daños estructurales irreversibles, se pone a pitar como poseído por el espíritu de algún santo vengador. No se le ocurre llamar a la grua-mafia local, noooo. Es preferible darle la tarde a los vecinos que llegan-a-las-cuatro-y-media-a-comer. Hasta se fue a tomar un café hace 15′, tras lo que volvió con las pilas cargadas para seguir dale que te pego al pito.

Deberían venderlos con unas cargas limitadas, para que se acaben y los usemos con racionalidad, hombre.


Responses

  1. Lo del pito recargable me parece una idea brillante no, brillantísima. Además, se podría hacer que tengas una recarga gratis cada año, pero lo que gastes de más aparte de esa recarga, que salga bien caro.

    Ahora que me he acostumbrado a la falta de bocinazos de Lux, cuando voy a Madrid me entran los siete males.

  2. Es que los europoides estáis más educados en todos los sentidos. Y en lo del pito, más.

  3. Por las ganas yo hubiera tirado un tiesto desde mi ventana, que ya sabes que soy mu valiente de boquilla…

  4. Supongo que te referirás a la higuera esa que tienes en el balcón, ¿no?😄


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: