Posteado por: Andrés | octubre 6, 2009

El retorno

Hemos vuelto a la casa madre desde las aguas del Mediterráneo Oriental, cuna de griegos, bizantinos, musulmanes varios, etc, después de nuestra postpuesta luna de miel. Está claro que uno que no viaje no puede hablar ni escribir de nada interesante y yo me he traído en las retinas y en el corazón algunas de las imágenes más preciosas que un loco de la historia como yo podría tener: me he traído conmigo Knossos, Roma, Éfeso y Atenas. No voy a poner ningún enlace más allá del de la wikipedia y es posible que en los próximos días ponga unas cuantas fotos (pero hoy no, que estoy muy cansado).

Lo único que voy a decir, como último párrafo, para terminar este texto de retorno, es que, además de los testimonios de la grandeza de los padres de nuestro tiempo (y de unas cuantas reflexiones que iré desgranando en los próximos días) me he traído el tesoro más grande que un hombre se puede encontrar, unos amigos. Gracias Pedro, gracias Mariana, por estos quince días. Tened por seguro que nos veremos pronto.


Responses

  1. Me alegro de que todo haya ido sobre ruedas y deseo fervientemente que os podáis integrar a la rutina sin el más que probable trauma de la puta realidad.
    Besos.

  2. se os echaba de menos!espero impaciente esas reflexiones🙂

  3. Bienvenido a casa, esperamos con impaciencia tus crónicas, fotografías y reflexiones tras tu estancia en el país cuna de nuestra civilización.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: