Posteado por: Andrés | mayo 4, 2009

El ambiente y la crisis (Ira VI)

El valor de las cosas que uno consigue está directamente relacionado con la educación que uno ha recibido, tanto en el entorno familiar como en el entorno escolar. No es lo mismo educarse en una familia de extracción humilde que hacerlo en la familia de Botín para edificar el caracter de la persona. Qué duda cabe de que, al final, el fenotipo es igual al genotipo más el ambiente, esto es, que el individuo, más allá de la educación o las influencias que reciba, va a terminar siendo lo que su naturaleza le dicte, pero yo creo que, a día de hoy, mucha de la carga evolutiva que soporta el ser humano y con la que avanza (o retrocede, según) la aporta la educación.

Digo esto para introducir una reflexión sobre la educación y sobre el número de estudiantes. Hoy se ha dicho en los telediarios que hay 530.000 licenciados en paro. O sea, en otras palabras, que sobran 530.000 licenciados. Es decir, otra vez, que, en su día, 530.000 personas deberían haber elegido estudiar una F.P. antes que una carrera. Luego, sumemos. Todo en esta vida tiene su origen y en este caso particular no es una excepción. La universidad es un cuento que nos contaron hace tiempo, el cuento de la gallina de los huevos de oro, en el que tú, con tu título en la mano, te ibas a hacer millonetis de la noche a la mañana. Es fácil pensar como el mercado laboral, esto es, qué hacer con un sistema universitario al que cada vez accede más gente de capas sociales de las que antes no llegaban a esos niveles formativos. Pues lo mejor es no hacer nada, es decir, incorporar a los requisitos para cualquier trabajo de mierda el tener una titulación universitaria, cuanto más alta mejor. Esto lleva, sí o sí, a que los pizzeros acaben teniendo un MBE o un doctorado en Económicas, como poco (¿Le pongo doble de queso?). Y no estoy hablando de oídas, que ya se comenta, sobre todo en las empresas de trabajos temporales, la circunstancia de que aumentan los perfiles formativos de los candidatos.

¿Y dónde nos lleva esto, en este escenario de crisis? A lo de hace doscientos años, a lo de Germinal, o a lo de las encomiendas, o a lo de los invernaderos de tomates y fresas, o a lo de “seré fiel a mi señor y amaré todo lo que él ame…”, etc. A tirar a la basura toda las historia de lucha sindical, todos los avances en bienestar social, todos los derechos de las personas de clase media y baja, todo lo conseguido con la educación, la Seguridad Social, la separación de poderes, la lucha de clases, el contrato social, las cosas buenas del comunismo y el socialismo, el laicismo e incluso el ateismo. Todo por una puta frase: mientras haya trabajo…

Pero, ¿sabéis qué?. Si uno no conoce nada mejor, piensa que lo que tiene es cojonudo. Y para esto, solo hace falta que pase algo de tiempo. Una generación, o así.


Responses

  1. El cuento de la gallina de los huevos de oro. Ahí le has dado.
    El principal engaño es haber pensado que el ser licenciado garantiza un trabajo más “noble”, alejado de los trabajos bastardos reservados a los menos formados. La paradoja es que muchos de los trabajos que no requieren una licenciatura están mejor pagados. Entonces… ¿En qué quedamos?.
    Por otro lado, se confunde educación con formación. Mis abuelos son extremadamente educados pero escasamente formados en lo teórico, aunque pueden dar lecciones de muchas cosas gracias a su experiencia.
    Quizá la solución pase por empezar a clausurar Universidades, restringir el acceso a los mejores expedientes y dignificar los oficios de toda la puta vida…

  2. Sí, esa sería la mejor solución, pero al final nos tacharán de fascistas o algo así. La dignificación de los oficios, efectivamente, es otra causa pendiente, pero como los dignifiquen igual que mejoraron la educación como llevan haciendo más de 20 años, pues todos al pedo.

  3. ¿Y lo bonito que es que tu niño sea todo un sr. Licenciado en Derecho? No veas lo que luce y qué vistoso queda. Aunque haya ingenieros por ahí con unas lagunas de cultura básica brutales, aunque eso parece ser lo de menos.

  4. Esa es la primera parte de la moto vendida. A los padres se la vendieron durante la dictadura, entre otras cosas porque ellos vivieron de puta pena siempre. Y luego ya no hubo nada que hacer, los padres les vendieron la moto a los hijos y hundieron el sistema tal y como estaba planteado. Antes, biólogos se licenciaban muy pocos al año (incluyendo a nuestra Bestia de Silicona particular) pero, leñe, el año que salimos Ponzonha y yo salieron casi doscientos con nosotros. ¿Es, o debe ser la unversidad esta fábrica de titulados a gran escala (y de baja calidad) que funciona actualmente? Yo creo que ni de coña.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: