Posteado por: Andrés | julio 19, 2008

Fauna en Peligro: el Hombre Correctamente Vestido

Sí amigos, hoy voy a hablar de ecología. En realidad, voy a hablar de la vida en sí misma, porque hay días en los que no se para qué coño salgo de casa. Bueno, al turrón.

Ya se que me vais a poner a caer de una burra, pero es que es superior a mis fuerzas. Llega el verano y me pasa como a Pérez-Reverte. En cuanto veo un tío hehco y derecho, padre de familia, con mujerfoca adyacente y dos mierdas de vástagos, vestido con pantalones cortos, de esos por debajo de la rodilla y camiseta de equipo-de-futbol-aleatorio en versión sin mangas/malote y zapatillas de deporte, todo por supuesto de fibras sintéticas de mala calidad, es que me arde el hígado.

A mi me enseñaron a vestir correctamente, según el momento, según la edad y según la época del año, por lo que considera que una persona se viste correctamente si lleva pantalones (de longitud completa) y zapatos (que pueden ser cómodos y veraniegos sin provocar vergüenza ajena) y una camisa o camiseta donde las mangas estén presentes e impidan ver las lanas que nos cuelgan a los hombres de la sobaquera. Quiero decir, dignidad en el vestir, caballeros, que así se causa buena impresión en el sexo contrario y admiración y envidia en el propio. Un ejemplo:

Moderno, elegante, cómodo y atractivo


Responses

  1. Pues yo discrepo totalmente contigo en esta ocasión. Me parece perfecto que un señor en sus vacaciones, y en un rato ocioso que tiene con su familia, se vista de la forma que le de la real gana y más cómoda le resulte.

    Si a él no le molesta que luego su mujer enseñe su foto vestido de esa guisa a familiares y amigos, olé por él😉.

    Saludos.

  2. Osea que de andar en taparrabos porla Gran Vía ni hablamos, ¿no?😉

  3. Alex–> Sí sí, él se puede vestir como le venga en gana, pero en su privacidad. En la calle nos debemos vestir un poco para agradar a todos. Si se quiere estar cómodo a la par que elegante, el lino y el algodón ligero son dos buenas opciones, aunque se lleven pantalones largos y camisas.

    El Tabernero –> ¡No! Aunque por Gran Vía se ven cosas muy raras…

  4. Sí sí, él se puede vestir como le venga en gana, pero en su privacidad. En la calle nos debemos vestir un poco para agradar a todos.

    Jamás podría estar de acuerdo con esa afirmación.

  5. ¡A caer de un burro!

  6. Que conste que en lo de las mangas estoy de acuerdo completamente, pero en lo del pantalón no. Sería muy hipócrita que yo criticara mi prenda veraniega favorita: el capri (así los denomina mi mujer, para el resto de los mortales es el tobillero).

  7. En mi región se lo conoce como el pantalón de ir a pescar chamarucas. Joder, me doy cuenta de que sois todos unos horteras a la hora de vestir😀

  8. Fíjate, yo estoy bastante de acuerdo contigo. No perdamos la dignidad en el vestir en verano, y mucho menos llegados a cierta edad, pero es que la cuarentena es muy peligrosa(camiseta sin mangas NO), aunque ya llegaremos.
    Es más, he estado de compras con mi señora y a pesar de pasar demasiado tiempo en la CAPITAL y puedo asegurar y aseguro que hace mucho calor, paso de los pantalones cortos, incluso los medianamente elegantes, no me veo, esa prenda es para ir a hacer deporte y esas cosas, no para ir a trabajar.

  9. Muy bien, ese era el meollo de la cuestión que planteaba. Para hacer deporte y sudar, pantalones cortos; para trabajar, pantalones largos y zapatos.

  10. Completamente de acuerdo con Benton… aunque acepto más indulgencia cuando se va con niños (es más fácil correr detrás suya con zapatillas de deporte) y dependiendo de cuales, piratas en verano. Ahora, realmente estoy bastante chapada a la antigua en educación, si hasta uso el usted con todo el mundo sin tener en cuenta la edad =)

  11. Gracias Bea; se hacía necesaria una opinión femenina sobre el tema.

  12. Gran verdad, Benton. A mí también me enseñaron a vestir con propiedad, sea la estación que sea. Recuerdo que al poco de entrar en la universidad lancé una “campaña” entre mis colegas: “A clase no se viene en chándal”. Alguno de ellos se rallaba la principio y me decía que no le tocara los huevos, pero hete aquí que a los pocos años se me acercó su novia y me dijo: “No sabes cuánto te agradezco que le dieras el coñazo con lo del chándal. Hasta que no se lo quitó, no me fijé en él”.

    Lo de la camiseta de fútbol es merecedor de muerte lenta y dolorosa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: