Posteado por: Andrés | julio 15, 2008

Dos días de mi vida

Buenas chavalería. Llevo dos días, dos, a hostias enfangado con la administración local, que no es moco de pavo. Las situaciones que se dan en epopeyas de esta guisa son ricas por lo variado y enriquecedoras en sí mismas. Para muestra, un par de botones:

  1. Resulta bastante frustrante ir a un sitio, digamos la Oficina A, donde te han asegurado que debes ir si lo que quieres es solucionar el asunto X, coger número (que ya parece esto la cola de la carnicería), esperar tu turno como un paciente gilipollas mientras observas cómo el personal se pira a tomar café a las ¡¡10 de la mañana!! y sabes que el funcionario ha entrado al tajo, como pronto, a las 8:30. Bueno, el caso es que en la Oficina A te miran con cara de bovino contemplando el tren y te dicen que ni de coña es allí, que tu asunto X has de resolverlo en la Oficina B. Vas allí (que queda en el punto equidistante del centro de la ciudad opuesto a aquel donde te encuentras) coges de nuevo tu número, esperas como un tonto del haba, vuelves a ver cómo escapan los funcionari@s, tanto para fumar como para tomar café, pero cuando te toca, te rebotan a la Oficina C. Me andan tocando las bowlings.
  2. Ves cómo atienden a los demás y rezas para que a tí no te pase eso nunca. Me explico; una señora que no ve ni tres ni treinta y tres en un burro u elefante, le toca turno delante. Pide no se qué y el administrativ@ de turno le casca una normativa de esas que salen en los Boletines Oficiales y que casi hay que leer con lupa. Pero claro, ell@ ha cumplido con su trabajo y ahora lo de descifrar el cananeo legal es cosa de la señora y su ceguera.
  3. Llegas a la Oficina Correcta y cuando te plantas ante la puerta, un cartel te saca de tu entusiasmo: “No se atiende hasta las 12”. A tomar por el wii. Te toca esperar la ostia y, encima, cuando llega el funcionari@, es como si no hubiera venido, o bien porque todo lo que te cuenta acaba de ser derogado y tienes que ir a otro sitio, o bien porque lo que te cuenta carece de sentido excepto para él y toda su familia, porque hablan el mismo idioma.

En fin, paso de aburriros más, porque para eso ya he estado yo estos dos días recorriendo la ciudad y las Oficinas. Recordad una cosa, la Administración está ahí fuera, afilando sus garras. Y en cuanto tengais un descuido, por pequeño que sea, saltará sobre vosotros para no soltar su presa jamás. Avisados estais.


Responses

  1. Joder, es tan cierto que duele pensarlo ¿Verdad?.
    La afición por la burocracia que tenemos españoles es sin duda lo peor de nuestro país y el 95% de los funcionarios de las administraciones públicas no se merecen ni mis heces.

  2. Pues no, visto lo que he visto, no las merecen. La verdad es que con lo que trabajo yo en un día seguro que daba tiempo a terminar el curro de estos de tres; y con lo que curra mi mujer en un día, igual se hacía el de ellos por una semana.

  3. Amigo mío, con la administración hemos topado. La culpa es de FelipeII que le ponía mucho lo de la burocracia. ¿Os imagináis una ESPAÑA con la mitad de funcionarios parásito-estreñidos, y todo funcionando perfectamente y a velocidad de vértigo?.
    No te desesperes y suerte con lo que solicitas.

  4. Piensa en que hay que tomarse el almuerzo a las 10, el aperitivo a las 12 y marcharse a casa a las 14.

    Es muy duro cumplir con esos horarios, más aún si eres fumardor, pues requerirás de ciertas pausas cada 45 minutos.

    Como dice C.Murnau, “con la administración hemos topado”.

  5. merecen todos una muerte lenta y dolorosa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: