Posteado por: Andrés | junio 10, 2008

La reforma de los horarios de trabajo

Hola chavales. Leo hoy en la prensa que la camarilla de ministros de trabajo de la UE ha aprobado esta noche que cada país de este conglomerado haga de su capa un sayo en cuestiones de duración de jornada laboral. El acuerdo prevee exactamente la ampliación del sistema inglés, esto es, que cada currela tenga derecho a negociar con su empleador la hora de salida del tajo (cosa que se conoce como opt-out).

Claro, si uno lo piensa de manera objetiva, la negociación de los horarios de entrada y salida podría representar una ganancia, ya que el trabajador rendiría más en una jornada laboral más adaptada a sus capacidades y porque se sentiría más responsable con su patrono, etc. Chorradas, amigos, chorradas.

Actualmente, las jornadas laborales no pueden ser mayores de 48 horas semanales, lo cual implicaría que si curras seis días, no deberías hacer más de 8 horas diarias. Pero, en la experiencia que poseo, únicamente los cuerpos funcionariales cumplen escrupulosamente la ley. El ámbito de la empresa privada, queridos, es un universo paralelo en el que, en muchas ocasiones, la negociación con el patrono se canaliza a través del responsable de firmar las nóminas, con todo el miedo que eso le mete en el cuerpo al currela. Y si tienes huevos, protesta.

Por supuesto, el Gobierno de ZP (2ª parte) ha dicho que sería un retroceso social, que es un derecho afianzado desde principios del siglo XX, etc. Pero, como digo, no se vela demasiado en este país para que las leyes vigentes se cumplan (ni esta no otras, lo que lleva a que se legisle doble, como, desde mi punto de vista, ocurre con la Ley de (des)Igualdad de Género; pero ese es otro tema) y todo lo que se dice queda en agua de borraja, como siempre.

Al final cabe preguntarse quién cuida del currante, que a día de hoy ya no es proletario, sino mileurista de esos.

Edito: Hoy mi mujer ha puesto el grito en el cielo ante la situación de su ámbito laboral en una encuesta interna sobre satisfacción y encabronamiento dentro de la empresa. Ahí, ahí, con un par:

  • Hay que salir del tajo a las tres, o sea, reivindicando jornada contínua y no partida.
  • Horario de verano a comenzar en Junio, coño y no en Julio, que no se disfruta de la luz
  • ¡Queremos un puto plotter en nuestro despacho!
  • Coordinación, coordinación, coordinación, que hay muchas pelotas que tocar antes que las mías

Y ha firmado, con dos cojones y once horas de jornada laboral. Hoy. Mañana, no sabemos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: