Posteado por: Andrés | marzo 29, 2008

Democracia

La Democracia es un sistema de gobierno en el que el mayor protagonismo en la política pertenece a los civiles y en el que los Gobiernos consecutivos son elegidos por medio de elecciones competitivas en las que concurren libremente los mismos civiles, organizados en partidos políticos de idearios o filosofías comunes. Comunmente, se dice que la Democracia es el sistema más desarrollado de gobierno que el hombre ha ideado o al menos el más justo o el mejor porque permite que la voluntad de la mayoría de la población de un país se imponga para dirigir dicho país en el periodo de tiempo que dictamine una ley particular.

Sin embargo, mucha, muchísima gente parece añorar un sistema ancestral (y en principio, más injusto) como es el sistema feudal. En el epílogo de “Tiempos de gloria”, David Brin se hacía esta misma pregunta y razonaba por qué era mejor una sociedad avanzada y democrática antes que un ente feudal y arcáico. Todas las razones que exponía en su argumento son válidas y cualquier lector estaría de acuerdo con Brin en elogiar la democracia por encima de un régimen feudal. Sin embargo, cuando yo leí aquellas conclusiones, eché de menos un pequeño enfoque evolucionista en el razonamiento.

El ser humano tiene que evolucionar impulsado por las circunstancias que lo rodean y como todos los demás seres vivos, lo hizo, durante un tiempo, usando sus genes. Ahora bien, como nuestro cerebro es tan poderoso, la utilidad de nuestro genoma como herramienta que nos garantizara la supervivencia se acabó cuando empezamos a producir excedentes agrícolas. Por lo tanto, nos sustrajimos nosotros mismos a la mayoría de los condicionantes evolutivos ambientales, aunque a cambio nos introdujimos de lleno en una serie de circunstancias que creamos nosotros mismos, la Sociedad y la Política. Ambas, en conjunto, configuran una respuesta evolutiva que permite la supervivencia de un grupo de humanos más o menos relacionados, la Cultura. Dicha respuesta permite a los grupos sobrevivir (o no) a los cambios que otros grupos producen en el entorno. En el caso que nos ocupa, el cambio de un régimen, digamos de individuos libres, hacia un régimen feudal se produce mayoritariamente con la invasión del Imperio Romano por parte de los germanos en respuesta a una necesidad de defensa y seguridad de una gran parte de la población. Es la respuesta Cultural a una Necesidad.

Al avanzar la era cristiana, la necesidad de defensa dependiendo de un único señor se diluye y se vuelve a un sistema más libre para el individuo; éste puede hacer de su vida lo que desee, estudiar aquello que más le guste, trabajar en su propio negocio, prosperar, fundar una familia, etc. Claro, que luego este sistema puede ser más inseguro que el feudal. Nadie garantiza que el individuo tenga éxito, excepto su propio trabajo y sufrimiento. En la sociedad actual, todos lo sabemos, encontrar un trabajo para mantener nuestro tren de vida es muy dificil, casi imposible ya el permanecer en ese puesto. Si hubiera una sociedad en la que todo el mundo tuviera solucionado este problema a través de un puesto laboral hereditario, quizá las personas fueran más felices, se frustaran menos, trabajarían más a gusto, etc.

Creo que esta es la razón por la que algunas personas pueden añorar un sistema feudal en el que toda la responsabilidad recae en los hombros de un único individuo. Este es quizá el enfoque que le falta al razonamiento del señor Brin. Quizá más adelante esta Reflexión pueda continuar llevando a cabo un análisis de las características de una sociedad feudal en comparación con las de nuestra sociedad de consumo…

Saludos a tod@s.


Responses

  1. La clave está en el último párrafo: responsabilidad. En el antiguo régimen, el ciudadano es un sujeto pasivo, irresponsable de lo que ocurre a su alrededor. Digamos que es como un niño, dependiendo permanentemente de sus padres. En Democracia, el ciudadano es un sujeto más o menos activo, por lo menos responsable de la elección de sus dirigentes. Eso, en el fondo, es tarea complicada.
    Volviendo a esa analogía: ¿No añoramos todos la infancia?.
    En cualquier caso, no tengo del todo claro que estemos del todo fuera de los esquemas evolutivos. Parcialmente sí, desde luego, pero no del todo.

  2. No puedo opinar acerca de si estamos o no dentro del sistema evolutivo (ya que soy un cenutrio semidesnatado en ese tema).
    Ahora bien, si que es cierto que con el antiguo régimen se puede usar la analogía de la infancia, pero yo, posiblemente demasiado literal con las palabras, no me atrevería a llamar al sistema político actual de Democracia. Y mi argumento es sencillo: nosotros no elegimos nada realmente. Bueno, escogemos a los senmadores y, de una forma “diferente” a los parlamentarios, pero no somos auténticos dueños de los acontecimientos que nos vienen dados, en mayor o menor grado por los políticos.
    No digo que no sea un sistema efectivo, que lo es sin lugar a dudas, pero no es una democracia como tal. Recordemos que estos sistemas democráticos puros siempre se han estrellado contra el pueblo porque este nunca sabe lo que quiere (y menos aún si son 3.132.463 de habitantes).
    Por tanto (y dejo de dar la plasta), estoy de acuerdo con vosotros, pero permitidme la licencia de no llamar democracia a este sistema político, puesto que, desde mi punto de vista, debería recibir otro nombre.

  3. –> Ponzonha: Sí, esa es una parte de la idea. La mayoría de la sociedad parece que añora su infancia porque no tenía ninguna responsabilidad y todo le venía dado de sus padres. La democracia implica muchísima responsabilidad individual porque si la cagas la jodiste y palmas (o te vuelves pobre). En el sistema feudal ya sabes qué esperar de la vida hasta que mueras, por lo que tu responsabilidad se reduce casi a cero. Claro, a día de hoy se fomenta la vida divertida y sin responsabilidades y, claro, acabamos añorando la infancia, etc.
    Por otra parte, lo de estar fuera de la evolución lo decía en el sentido clásico de la palabra. Nuestro medio ambiente ya no selecciona a los más aptos para la supervivencia en función de sus genes; nuestro medio ambiente es más dado a seleccionar ciertas culturas o niveles económicos como más aptos para sobrevivr.

    –> Tabernero: De acuerdo con tu planteamiento. Matizo, sin embargo, que de lo que tú hablas se conoce como democracia pura y lo que nosotros tenemos es una democracia representativa. Por otra parte, si los electores no tienen claro lo que quieren, ¿no piensas que obtenemos exactamente lo que nos merecemos después de cada una de las elecciones generales?

    Como ya dije, este tema da para desarrollar pila de reflexiones, cosa que no dejaré que se me olvide. Muchas gracias por colaborar chicos.

  4. Obtenemos lo que nos merecemos, ciertamente.
    Y lo de la democracia representativa, mi problema es que el término democracia está incluido en el concepto para suavizar un concepto que, pese a que no está en absoluto lejano a la Democracia, no es ni mucho menos parecido (igual lo he liado más).
    Pero bueno, ya he dicho que soy un tiquismiquis con las palabaras🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: